Cómo hacer una mudanza sin estrés

estrés mudanza

Mudarse puede ser una experiencia muy complicada y estresante, sin embargo, hacer una mudanza sin estrés es posible.

Ya han pasado los primero días de emoción sabiendo que te espera un nuevo hogar y comienzas a preocuparte por cada pequeño detalle del día de mudanza.

La única idea de cuántas cosas debes hacer antes de que llegue ese gran día es suficiente para que sientas pánico.

Hay mucho trabajo por hacer, como empaquetar, mover cajas y cambiar los servicios que tienes contratados a tu nuevo hogar. De todas formas, hay muchas cosas que puedes hacer para que la experiencia de mudarte sea menos estresante y mucho más tolerable.

 

¿Cómo hacer una mudanza sin estrés?

Aquí hay algunos consejos y trucos para hacer una mudanza sin estrés y muy eficiente.

  • Comienza creando una lista de verificación: muchas personas se olvidan de la importancia de la planificación y la organización cuando se muda a una casa nueva. Tener una lista de todas las cosas que debes hacer, empaquetar y cuidar antes del día de la mudanza te ayudará a mantenerte organizada y recordar todas las cosas importante que debe hacer.
  • Limpia antes de comenzar a empaquetar: una de las mejores cosas que puedes hacer para que tu mudanza sea menos estresante es reconsiderar lo que vas a llevarte.
  • Etiqueta tanto como sea posible: etiquetar las cajas es un consejo que salva vidas cuando te mudas a un nuevo hogar. Una vez comiences a desempaquetar las cajas será mucho más fácil distribuir su contenido porque sabrás con certeza qué hay en las cajas y en qué habitación corresponden.
  • Prepara una bolsa de viaje: siempre es una buen idea tener una bolsa de artículos esenciales y cosas que necesitarás hasta que termine la mudanza y tengas todo en su sitio. Ten en cuenta que es posible que tengas que ir a trabajar al día siguiente y no puedas prepararte en condiciones porque no sabes dónde tienes los elementos de higiene, por ejemplo.
  • Crea un plan para el día de la mudanza: planear y organizar el día de la mudanza son las claves para tener una experiencia de mudanza menos estresante. Si sabes exactamente cómo debe llevarse a cabo la mudanza, puedes apegarte al plan y evitar cualquier interrupción ese día.

 

 

sin estrés mudanza

 

 

¿Es posible una mudanza sin estrés?

¡Claro que es posible! Sólo hay que mantener la calma y seguir varios pasos para conseguir mantener el equilibrio entre el proceso de la mudanza y tu rutina.

  1. Ten paciencia y una actitud positiva: prográmate con bastante antelación.
  2. Sentencia a lo que te vas a llevar: estás ante una perfecta excusa para poder tirar todo lo que ya no utilices. Cuando tengas claro qué es lo que realmente te vas a quedar, ve organizándolo en diferentes cajas con nombres.
  3. Garantiza que las cajas de cartón tenga buena resistencia: no olvides que lo barato puede llegar  a salir caro. Asegúrate de escoger una buena caja en la que no se rompa la base y ten cuidado con cargarlo demasiado.
  4. Cuando ya esté todo empaquetado, realiza una lista para saber las cajas que te llevas. No te puedes olvidar de ninguna caja. Tampoco es buena idea que se confunda con una caja que iba para la basura.
  5. Permite que la empresa especializada en mudanza realice su labor. Esto no quiere decir que te desentiendas. Debes permanecer cerca para resolver cualquier duda que pueda ocasionarles.
  6. Desempaqueta tus pertenencias con meticulosidad: en caso de que el personal no sólo te transporte la mudanza, sino que además te realice el desempaquetado, explícales perfectamente cómo y dónde quieres tus objetos.
  7. ¡Sin prisas! ya está, lo más laborioso está terminado. Sólo es llegar a tu nuevo hogar e ir colocando poco a poco tus pertenencias en su nuevo sitio. No te estreses si hay cajas por la casa durante un tiempo, todo acabará bien ubicado.

 

¿Qué causa el estrés cuando te mudas de casa?

Al principio, el pensar que hay que realizar la dichosa mudanza, nos puede ocasionar ansiedad y bloqueo. Nuestra sensación de estrés puede surgir al tener que ocuparnos del embalaje en mitad de la rutina.

También hay que tener en cuenta que se pueden producir más de alguna indecisión, el miedo de que pueda venir siempre está. Puede ser que tengas en mente la idea de que tu nueva vivienda no cumplirá con tus expectativas, que te preocupe que tus vecinos sean amables o no… que se manifieste la melancolía. Todo ello crea una confusión de sentimientos.

A continuación, os vamos a nombrar algunas técnicas de relajación para una mudanza sin estrés:

  • Respirar con el diafragma.
  • Meditar.
  • Beber té verde.
  • Realizar Yoga.
  • Bailar.
  • Cantar.
  • Escribir lo que te apetezca en un diario.
  • Cerrar los ojos y escuchar la brisa.

 

Seguro que alguna de estas técnicas o similares te pueden ayudar.

 

Esperamos que con esta información puedas controlar y saber las causas del estrés en las mudanzas. En Mudanza Ruiz conocemos nuestro trabajo y sabemos cómo poder ayudarte para tener la mejor mudanza de tu vida. ¡Llámanos!